3 buenas razones para curar la roca viva

Aquí en AcuariofiliaMarina.com, enfatizamos una y otra vez la importancia de poner en cuarentena todo lo que entra a nuestros acuarios, aunque hoy solo hablaremos de 3 que suelo hacer, hay miles de forma de darle cuarentena a la roca vida.

Pero, ¿qué pasa con esos trozos de roca viva que ocasionalmente añadimos a nuestros sistemas establecidos para reforzar la biodiversidad y la biofiltración o simplemente para mejorar la estética del acuario? ¿Debe pasar tiempo en cuarentena también?

 

Mientras que las rocas vivas no están realmente vivas, pese a, que te hagan creer que lo están, debido a los cambios muchos organismos han muertos y otros llevan escondidos mucho tiempo esperando que las cosas a su alrededor se calmen. Aquí hay tres buenas razones:

 

3 buenas razones para curar la roca viva

1) Excluyendo los bichos indeseables

 

Las rocas vivas son, para todos los efectos, vehículos para los organismos que hacen autostop. A pesar de su estética y el propósito estructural que sirven en un sistema de arrecifes, compramos rocas vivas principalmente para las formas de vida que las habitan.

 

Pero además de llevar fauna interesante y / o beneficiosa, también pueden aportar su cuota de criaturas indeseables, si no desagradables, como Aiptasia y majano, cangrejos, mantis, etc. Observando las rocas en un tanque separado Durante varias semanas reducirá considerablemente (aunque tal vez no elimine por completo) la probabilidad de que tales polizones pasen desapercibidos en su tanque de exhibición.

 

Recomiendo posicionar las rocas en el tanque de cuarentena de tal manera que sean relativamente fáciles de ver desde todos los lados y, si es posible, incluso desde debajo (por ejemplo, levantándolas del fondo en un estante). Asegúrese de agarrar una linterna y mirar las rocas después de la oscuridad,  ya que es cuando muchos bichos son capaces de hacer su recorrido cuando todo esta oscuro.

 

2) Tratamiento de la muerte

 

No importa que tan cuidadosa hemos tratado las rocas vivas en el traslado, esta rocas ya vienen tocadas del mar a la tienda de la tienda a tu casa, en todo este tiempo hay animalitos que se van muriendo y que las tiendas no tienen tiempo de estar curando al 100% ya que esto les hace perder tiempo y dinero, el resultado es la producción de amoníaco. El impacto en su sistema dependerá de factores tales como el tamaño de su tanque, el número y la calidad de las rocas introducidas, su nivel de almacenamiento actual / tasa de alimentación, etc. Pero ¿por qué permitir que este pico de amoníaco potencialmente mortal ocurra en un sistema establecido cuando Usted puede manejarlo en un tanque separado de cuarentena sin riesgo alguno al ganado?

 

Armemos un acuario y aprovechemos los cambios de agua que le hacemos a nuestro tanque y curemos la roca con esta agua, al tenerla un mes bajo las mismas condiciones del acuario principal, en el momento de meterla la taza de subida de amonio es casi 0 por no decir 0 pero menos riesgos para los animales.

 

3) Prevención de enfermedades de los peces

 

Aunque no es muy probable, está dentro del reino de la posibilidad de que las rocas vivas sirvan de vector para la enfermedad de los peces. Cryptocaryon irritans, o ich marino. Si las rocas se mantienen en un tanque que sostiene peces infectados antes de adquirirlos, es posible que el parásito esté presente en las rocas en el estado reproductivo (en el que forma quistes endurecidos que se adhieren a varios sustratos).

 

Sin embargo, mantener las piedras en cuarentena sin ningún pez durante al menos cuatro semanas garantizará que si los ich tomonts pasan a estar presentes en sus superficies, los parásitos de natación libre que eclosionan será incapaz de encontrar un pez de acogida y mueren, rompiendo con eficacia el ciclo de vida del ich.

 

Si te gusto, solo dale a compartir.

Saludos amigos.

Related Posts

Deja un comentario ( tu comentario sera moderado para evitar spam )