4 Advertencias para mantener a Clibanarius tricolor

Clibanarius tricolor , el cangrejo ermitaño de patas azules, se introduce la práctica habitual para los acuarios marinos, ya sea en grupos de la misma especie o como parte de un paquete de multi-especies  “el limpiador del arrecife” o ” equipo de limpieza “, con el fin de ayudar con el control de detritus y algas. Pero este pequeño ermitaño realmente funciona para nuestros arrecifes?  es realmente seguro para nuestro arrecife?

Calcinus elegans

Con base en mi experiencia personal con el mantenimiento de los ermitaños de patas azules, me gustaría responder a estas dos preguntas con un rotundo “tal vez“. Antes de añadir el C. tricolor a su acuario, sobre todo en grandes números tome  en cuenta los siguientes cuatro puntos:

 

  1. Es un omnívoro oportunista

Con este punto debería decir que, C. tricolor no necesariamente va a limitar su menú solo para las algas, detritus, restos de comida que usted quiere que consumen. Por ejemplo, algunos ejemplares pueden matar y comer caracoles residentes y luego darse a la fuga con sus conchas. También, al igual que cualquier animal, prefieren adquirir comidas a través de la vía de menor resistencia, así que arrebatan el alimento destinado a los corales y otro invertebrado. Si este está muy hambriento algunos ejemplares pueden incluso deleitarse del mismo invertebrado.

 

  1. Los cangrejos ermitaños escalan los corales

Estos ermitaños no respetan los espacios de los corales. De hecho, van a subir de forma rutinaria causando a veces serios problemas. Esto para muchos puede parecer insignificante, pero esas pequeñas patas puntiagudas pueden irritar los tejidos de los corales en la medida  que estos no pueden abrirse.  Si persiste durante un período prolongado, la salud del coral puede ser afectada. Por supuesto, entre más ermitaños se añaden al sistema, mayor será el potencial para este problema.

ermit

  1. No se puede correlacionar la cantidad con el volumen del tanque

Mientras estamos en el tema de los números, no es raro encontrar recomendaciones de población, tales como “añadir un cangrejo ermitaño de patas azul por cada 20L de capacidad de acuario.” Estoy totalmente de acuerdo con este consejo y cualquier variación sobre ella. El volumen de agua de un acuario no me dice nada sobre cuántos ermitaños en un  sistema puede sostener razonablemente. Una horda de hambrientos ermitaños que caminan sobre el paisaje pronto puede agotar las fuentes de alimentos disponibles, por lo que es más probable que una cantidad de estos se destinará para el consumo de corales y otros invertebrados. Y ¿He mencionado que los corales no les gustan un flujo constante de ermitaños trepando sobre ellos?

Siempre es mejor empezar con un número menor de ermitaños, observar cómo se comportan y realizan sus tareas de limpieza, y luego añadir más especímenes cuando sea apropiado.

  1. No van a revertir una plaga de algas

Si usted tiene un importante brote de algas filamentosas o algún otro tipo de alga, añadiendo ermitaños de patas azules no resolver el problema. En mi experiencia, los ermitaños son buenos para consumir los restos de comida y detritus atrapados en las rocas y sus grietas (creando la impresión de que se están alimentando de las algas), pero dejan las algas en su lugar. En esta situación, tendrá que abordar y corregir la causa subyacente del brote de algas (controlar el exceso de nutrientes disueltos) y luego hacer un montón de extracción manual para obtener control de estas.

Si el problema es las algas, los cirujanos son buenos pastadores y menos problemáticos que estos cangrejos, claro, siempre que se pueda cumplir los litros que requiere estos peces nadadores.

 

Para finalizar este artículo, yo les recomiendo que si vas a introducir cangrejos ermitaños, hacerlo con precaución y no meter una cantidad grande de golpe si no de poquito a poquito eh ir estudiando su comportamiento.

 

Si te gusto comparte este artículo.

Related Posts

Deja un comentario ( tu comentario sera moderado para evitar spam )