Corales duros, familia y genero mas comunes

Acuario

A los corales duros se les llama de esa manera por la sencilla razón de que cuando fallecen sus esqueletos sirven para la formación de arrecifes. En estos esqueletos empiezan a nacer nuevas colonias de vida marina.

La diferencia que permite distinguir entre los corales duros es la clasificación en el orden Scleractina que los agrupa por número de pólipos ya que cuentan con más de ocho tentáculos.

El convenio CITES se encarga de que el comercio de los corales duros sea el adecuado, regulando la extracción y comercialización con el fin de que no haya una sobreexplotación. También se encarga de informar y concientizar a todos aquellos interesados en adquirirlos para que no cometan el error de dejar que mueran por falta de atención y cuidado que estos requieren.

Vamos a ver aquí los principales géneros y especies de los corales duros, pero antes mencionarnos  la diferencia que hay entre los corales duros cultivados y los corales duros salvajes. Lo que los diferencia principalmente, y como su nombre lo indica, es que unos son criados en cultivos y factibles para el comercio, y los otros por lo general no se cultivan. Sucede que los primeros tienen mejor resistencia a otras condiciones acuáticas, como las de un acuario, y se adaptan mejor, lo que hace que sean más recomendables para aquellos amantes de la acuariofilia marina.

Familia Acroporidae; Generos: acropora, astreopora, anacropora y montipora.

En esta familia encontramos 4 géneros de corales duros (SPS) que para su vida óptima necesitan de buenas condiciones de luz y una corriente de agua limpia que sustituya toda aquella con desechos. No son muy fáciles de criar en la cautividad. También presentan algunas compatibilidades con respecto a otros pólipos.

Familia Dendrophyllidae; Géneros: Balanophyllia, Heteropsamia, Ducanopsammia, Tubastrea, Dendrophyllia y Turbinaria.

Son el tipo de corales duros que no son fotosintéticos y eso hace que sean de difícil mantenimiento. Pero dentro de esta familia encontramos a las Turbinarias, que serían las de más fácil mantenimiento. Todos estos destacan por su coloración que les distingue con respecto a otras especies. Un ejemplo son las Tubastreas, las cuales poseen una intensa coloración amarilla. Pese a que no realizan la fotosíntesis siempre requieren de algo de iluminación para expandir sus pólipos.

Familia Euphyllidae; Géneros: Euphyllia, Physogyra, Catalphyllia y Plerogyra.

Es de las familias más comercializada de corales LPS, esto debido a que poseen largos pólipos muy parecidas a las anémonas. No requieren de muchos requisitos para mantenerse y suelen ser necesarias sólo una cantidad moderada de luz y de corriente de agua. Entre todos los géneros de esta familia sólo el Plerogy  y el Euphylia son los comercializados ya que los demás están prohibidos por el convenio Cites. Son tóxicos hasta para los humanos, algunos peces pueden resultar dañado por contacto.

Familia Faviidae; Géneros: Favites, Caulastrea, Cyphastrea, Platygyra, Echinopora, Favia, Goniastrea, Diploastrea, Leptoria, Montastrea, Moseleya y Oulophyllia.

Una familia de corales duros que se recomienda para aquellos que recién inician en el mundo de los acuarios marinos. Los corales de esta familia son fáciles de mantener gracias a que no piden muchos requisitos para su alimentación, siempre teniendo en cuenta el hecho de que se trata de corales duros. Hay variadas coloraciones entre géneros y eso permite que para una exposición se pueda seleccionar una especie u otra, sin la necesidad de recurrir a aquellas especies que requieren de un cuidado más ostentoso.

Familia Funguiidae; Géneros: Ctenactis, Halomitra, Fungia, herpolitha, Heliofungia, Podabacia, Polyphyllia y Sandalolitha.

Otra familia de géneros que se recomiendan para los iniciados en los corales duros. Tienen muchas coloraciones y formas. Se pueden desplazar ellos mismos mediante unas patitas diminutas por lo que se mueven  a su propio antojo. Especies como la Heliofungia posen ciertos tentáculos que se asemejan a las anémonas por lo que es común no diferenciarlas. De estos géneros no son todos los que se pueden mantener fácilmente, pero por lo general no requieren de mucho cuidado, más que el recomendado para los corales duros.

Familia Merulinidae; Géneros: Hydnophora y Merulina.

Una familia de dos especies que no son recomendadas para mantener en la cautividad ya que tienen una alta toxicidad y esto genera problemas al encontrarse junto a otros individuos en un arrecife. Esta toxicidad es tan alta que no se requiere contacto alguno.

Familia Mussidae; Géneros: Scolymina, Blastomussa, Lobophyllia, Cyarina y Symphyllia.

Una familia que también es fácil de mantener si se le da los cuidados generales. Poseen pólipos cortos pero su coloración es muy distinguible y destaca durante la noche. Su alimentación durante la semana suele ser algo variada. Y esto porque sus estructuras tan fascinantes requieren de calcio extra. No son muy tóxicos y su tolerancia con otros invertebrados no genera problemas.

Familia Oculinadea; Géneros: Cyathelia y Galaxea

Estas especies suelen desplegar sus pólipos durante la noche, son muy recomendables para la cautividad y se adaptan muy bien a los acuarios marinos en los que se satisfaga la poca demanda de recursos esenciales para un coral SPS. Lo que más piden es una iluminación correcta para mantener su coloración fluorescente. Se alimentan alrededor de tres veces a la semana.

Familia Pocilloporidae; Géneros: Pocillopora, Seriatopora, y Stylophora

Mantener estas especies es sencillo para los aficionados que recién comienza. Su gran ventaja es que las coloraciones son variadas y atractivas, así como el desarrollo que se da bastante rápido. No son  muy exigentes en cuanto a los parámetros de un acuario normal, pero lo que si demandan es una iluminación alta y suficiente circulación de agua. Su intensa coloración fluorescente se va perdiendo a medida que se descuidan. En contacto con otras especies o animales marinos no presentan una alta toxicidad, lo que los hace aún más recomendados para los acuarios marinos, pues son de alta adaptabilidad.

Familia Poritidae; Géneros: Alveopora, Porites y Goniopora

Entre los géneros de esta familia hay parentescos difíciles de encontrar. Algunos con pólipos cortos como los Porites, otros, con pólipos relativamente más largos como los Gonioporas. Para mantenerlos requieren de ciertos controles en la alimentación, en la iluminación y la corriente de agua. Son especies más fáciles de mantener los Porites.

 

Luis David

About Luis David

Amante a la acuariofilia Marina.

Deja un comentario ( tu comentario sera moderado para evitar spam )