El mantenimiento de los acuarios para corales

El mantenimiento de los acuarios para corales

Los corales, aunque no lo parezca, son animales, por lo que necesitan de unas condiciones de hábitat concretas para poder sobrevivir. Los corales carecen de órganos con función respiratoria y excretora, por lo que dichas funciones se realizan a nivel celular de una manera más sensible.

En la naturaleza es posible encontrar corales duros en las aguas de poca profundidad, donde los niveles de salinidad se mantienen estables y la temperatura no varía demasiado. Generalmente se encuentran en las zonas tropicales de la Tierra.

Una de las características particulares de los corales es que, al presentar una alta biodiversidad, las aguas en las que habitan acaban quedando altamente empobrecidas en minerales y nutrientes.
Mantener en nuestro acuario unas condiciones similares a las del medio natural es algo relativamente complejo. Para que nuestros corales habiten de la mejor manera posible es necesario comprometerse a mantener los equilibrios químicos y físicos del agua a largo plazo, ya que es necesario que pasen 2 o 3 años para que los corales alcancen su máximo esplendor.

Una de las cosas que debemos tener clara desde el momento en que decidimos tener corales, sobre todo si son duros, es que necesitamos un acuario del mayor tamaño posible. Cuanto mayor sea la cantidad de agua que albergue, mayor será la facilidad para mantener los valores físico-químicos equilibrados. Se recomienda que el volumen mínimo sea de 250 litros.
La luz es algo muy necesario para nuestra colonia, ya que las algas unicelulares endosimbióticas que habitan sobre los corales necesitan realizar la fotosíntesis. Una de la mejor luz que se puede utilizar es la de las lámparas HQI, cuyo parecido a la del sol es bastante grande. El número de vatios de la lámpara depende del tamaño del tanque, siendo generalmente 1 lámpara de 150 vatios cada 180 litros de agua.

Por otro lado, es realmente necesario ser exigente con los niveles de fosfatos y nitratos del agua. Unos niveles altos de estos compuestos pueden interferir en la regeneración del esqueleto de nuestros corales, pudiendo causar la muerte de la colonia.

En términos generales, los parámetros físico-químicos que deben mantenerse en nuestro tanque son:
–        Entre 24 y 26 grados centígrados de temperatura.
–        Una salinidad de 1023 a 1026.
–        Un pH de 8.2.
–        Una concentración de 0.5 ppm de nitratos (NO3) como mínimo y 10ppm como máximo.
–        Concentración de fosfatos (PO4) mínima de 0.03 y 0.08 máximo.
–     Valores de amoniaco (NH4-NH3) y nitritos (NO2) en 0ppm.

 

Related Posts

Deja un comentario ( tu comentario sera moderado para evitar spam )