El Paracanthurus hepatus

Paracanthurus hepatus
Foto de Acuariofilia Marina

   El Paracanthurus hepatus, también llamado Pez Cirujano Azul, es un pez que habita en arrecifes, pertenece a la familia Acanthuridae. Puede llegar a medir hasta 31 centímetros de longitud. Su cuerpo es de color azul índigo y posee dos distintivas rayas negras, una en su parte superior que comienza en el nacimiento de la aleta caudal llegando hasta su ojo y otra en la parte inferior que se une con la primera, formando una marca circular azul en medio de ambas.

 

El color de sus aletas superior e inferior es azul y en los bordes de estas se distingue el color negro, sus aletas pectorales y aleta caudal de color amarillo también poseen tal borde, variando su coloración en cuanto a la edad del pez.

 

Alimentación y reproducción

Paracanthurus hepatus
Foto de Acuariofilia Marina

Para asegurar una vida longeva del pez, las larvas requieren de una alimentación a base de plancton, llegando a alimentarse durante varios meses de estos mismos organismos, esta es la principal razón por la que su reproducción en cautividad es muy difícil, pues la obtención del plancton de forma continua no es muy rentable. En su edad adulta son peces omnívoros y su alimentación casi siempre consiste de plancton pero mayormente de macro-algas.

Su etapa de reproducción puede darse algo tarde debido a que demora cerca de los dos años. Este pez cirujano no presenta una variación muy específica de su dimorfismo sexual, a excepción de los machos que cambian su coloración a un tono celeste cuando llegan a reproducirse.

 

Mantenimiento en acuarios

Paracanthurus hepatus
foto de Acuariofilia Marina

El pez Paracanthurus hepatus se adapta muy bien a los acuarios durante una edad temprana, sin embargo, el acuario debe cumplir con cierta exigencia en la que se requiere mantener una buena pureza y estabilidad del agua. Para un ejemplar adulto, las condiciones óptimas de vida dependen de varios factores, como un volumen cerca de los 400 litros de agua y suficientes rocas. También se ha de incluir en su acuario corales (naturales o artificiales), y otros objetos que permitan un espacio para que el pez pueda esconderse. El agua debe mantenerse oxigenada y agitada, su densidad debe estar entre 1.021 – 1.024 con un pH de 8.1 a 8.3. La temperatura  del acuario debe mantenerse entre unos 24 a 28 ºC. Igualmente para su pureza se necesita una filtración continua en la que se omita todo compuesto nitrogenado. La presencia de amoniaco y nitritos debilitan al pez y lo exponen a contraer algunos parásitos cutáneos como el punto blanco, punto negro y Oodinuim.

Luis David

About Luis David

Amante a la acuariofilia Marina.

Deja un comentario ( tu comentario sera moderado para evitar spam )