Los Cerianthus

Los Cerianthus son animales que carecen de un esqueleto. Se clasifican dentro de los Cnidario. Pertenecen a la clase Anthozoa y a la subclase Hexocorálios. Su principal diferencia con las anémonas es que no poseen un disco basal pese a otras grandes similitudes que hay entre ambas especies.

IMG_2509

Cuidados de los Cerianthus en el acuario

Empezando por la alimentación, los Cerianthus se alimentan de crustáceos pequeños, también de algunas larvas de plancton y peces pequeños. Capturan a sus presas gracias a la ayuda de corrientes marinas ayudándose con sus tentáculos largos, que se mueven buscando en los alrededores del sustrato. Estos tentáculos largos llevan el alimento a los tentáculos pequeños que participan degustando el alimento. En el caso de un acuario no es la misma situación, pues el Cerianthus no puede confiar de la corriente marina. En su lugar, se le alimenta con artemia, con kril o con larvas rojas de mosquito. Una alternativa adecuada es la gamba cruda, que se le puede proporcionar mediante pequeños trozos. También se alimenta con mejillón servido en trozos y previamente semi hervido.

El acuario ha de mantener un sustrato de arena con una profundidad de 12 centímetros como mínimo, pues para el Cerianthus se hace un hoyo pequeño en el que vive por un periodo de tiempo, que al terminar dará lugar a que el animal muestre los tentáculos extendidos completamente.

El Cerianthus necesita de un espacio adecuado para no dañar a los corales de alrededor. Sus tentáculos urticantes podrían dañar a cualquier coral ubicado cerca del animal. También se debe evitar que coexista con otras especies de peces lentos como suelen ser los peces pipa y los caballitos de mar, entre otros. Estos terminan convirtiéndose en presas para los cerianthus.
No comen a diario, y su alimentación comienza cuando extienden sus tentáculos. Por lo general, se les suministra alimento cada dos o tres días, pues lo sobrante lo desechan. Al principio no es tan fácil alimentarles ya que toma un tiempo para que empiecen a comer.

Otro punto a tener en cuenta es la corriente en el acuario, la cual debe ser preferiblemente suave. Asimismo, la iluminación es uno de los detalles o factores que puede pasarse por alto, pues no depende mucho de ella, ya que no posee de zooxantelas.

Se sugiere que el agua esté bien oxigenada, pues en su hábitat suelen encontrarse en este tipo de aguas.
Hábitat natural de los cerianthus

Los cerianthus  se encuentran en los océanos  de temperatura baja como suelen ser el Ártico y el Antártico. Igual para los océanos de aguas templadas y tropicales.
Especies más comunes para el acuario

Cerianthus membranaceus. Tiene tentáculos finos y se suele encontrar más en aguas templadas que en frías. Sus tentáculos pueden ser contados y llegan, en la mayoría de ejemplares, a los 20 con 20 centímetros de longitud. Su cuerpo presenta una coloración violeta, aunque también puede ser parda. Y la coloración de sus tentáculos es llamativa, pues ya poseen variaciones de color distintas en cada ejemplar. En su hábitat natural alcanzan una talla entre 30 y 35 centímetros.

Cerianthus lloydi. Contrario al anterior, el cerianthus lloydi se encuentra en aguas más frías, por ello se le suele ver más en el Océano Atlántico y el Mar del Norte. Tiene menos tentáculos que el cerianthus anterior, también se recomienda más para acuarios de litoral cantábrico.

Cerianthus orientalis. Presente tanto en aguas templadas como en aguas frías. Sus tentáculos pueden llegar a medir 14 centímetros, siendo los más comunes los de 10 centímetros con un grosor de 5 y 7 milímetros. La talla de este ejemplar comprende de 22 a 24 centímetros.

Deja un comentario ( tu comentario sera moderado para evitar spam )