blog

Síndrome del acuario viejo Acuariofilia Marina

Síndrome del acuario viejo Aunque suena raro este tema, es algo que ha sido bastante debatido y que muchos aficionados han sufrido lo que es llamado el “sín

Por Julian Sprung (Octubre, 2006)

Aunque suena raro este tema, es algo que ha sido bastante debatido y que muchos aficionados han sufrido lo que es llamado el “síndrome del acuario viejo” énfasis de un colapso del sistema por una serie de factores que se desencadenan al paso de los años en todo acuario marino y que podemos prevenirlo de varias maneras.

En tiempos pasados se mencionaba el síndrome del acuario nuevo, que era mucho más mortal, pero que luego se estudió y conocimos que este era el ciclado del acuario marino.

Un acuario marino principalmente de arrecife (con corales), puede padecer del síndrome del acuario viejo, en un periodo de 5 años en adelante que este tenga funcionando, aunque algunos los pueden presentar un poco antes y otros después.

Este síndrome fue diagnosticado cuando aficionados notaron en sus acuarios con muchos años de funcionamiento, como los corales más sensibles que antes crecían, comenzaron a perecer, explosiones repentinas de algas, muerte de otros invertebrados e incluso muertes inesperada de algunos peces que habitaron en el sistema por años, también se observó decadencia de la microfauna y pigmentación amarillenta en la columna del agua.

Como podemos notar, un total caos ver que un sistema que se pretendía sustentable, haya dado un colapso en la salud de sus habitantes que jamás hubiera pasado por la mente del acuarista.

Al analizar que se estaba convirtiendo en un hecho común en muchos sistemas “viejos” aficionados muy experimentados estudiaron las causas del por qué había sucedido esto y como se podría evitar en futuros tanques.

Desglosaron sus estudios y expusieron el tema de la siguiente forma:

Influencia psicológica del acuarista

Se corrobora como una de las principales causas del síndrome, y el gran culpable es el acuarista, la motivación y energías que se tienen cuando se inicia un tanque con la introducción de nuevos peces y corales son altas, pero estas se van desvaneciendo a medida que pasan los años ya que el tanque se va quedando sin espacio y sin soporte. Se comprobó que a medida que pasan los años con los mismos peces y corales el acuarista tiende por aburrirse y la disciplina de mantenimiento que antes tenía, va decayendo (cosa grave). Adiciones, cambios de agua, sifonado, alimentación adecuada, entre otros. Se convierten menos estrictos con estos patrones y esto suma a sufrir de dicho síndrome. Los acuarios son sistemas en constante cambio donde habitan especies que van generando crecimiento, reproducción y demanda, por lo tanto debemos contar con carácter riguroso de por vida con las rutinas de mantenimientos, si queremos mantener un acuario saludable.

Exceso de carga biológica

La cantidad de peces que se quiera mantener en un sistema es algo que se debe tomar muy en cuenta sin verlo tan a la ligera, ya que todo acuario marino al ser un sistema cerrado cuenta con un límite de soporte, el cual puede verse roto si el aficionado no pone el cuidado necesario. Como todos los excesos en la vida son malos y un acuario marino no es la excepción, la cantidad de peces a introducir debe ser justa, no solo para un mejor control de los desechos sino pensando en los posibles cambios futuros que estos animales generaran. Muchos de los peces que introducimos al comenzar pueden fácilmente duplicar el tamaño con el tiempo si el tanque se los permite, por lo tanto generaría el doble de desechos, algo que más de un aficionado deja pasar por alto. Esto puede llevar a un descontrol en la exportación de la materia orgánica si el acuarista no pone atención en su sistema ya que un pez más grande genera más sucio que un pez pequeño, acarreando acumulación de detritus en lugares con menos circulación que esto a su vez se convierte en un almacén de nutrientes, detonando en descuido del acuarista.

Equipos y su eficiencia

Otro factor consecuente a un colapso de largo plazo en acuarios marinos. Las bombas se van deteriorando, van perdiendo su potencia, baja el caudal, por ello la importancia de realizar las limpiezas periódicas a estas o sustitución por nuevas una vez que se gasten al tener muchos años funcionando. Este problema puede generarse sin darse cuenta el acuarista, principalmente por la baja atención que ya se le tenga al sistema, produciendo acumulación de detritus por baja circulación, déficit de caudal en las bombas de retorno acarreando menor flujo de bajada del agua, es decir, menos exportación de desechos, la bomba del skimmer o espumador igual se ve afectada, funcionando muy por debajo de lo que antes lo hacía empeorando la exportación de los desechos. A esto le agregamos el crecimiento de corales e invertebrados que ocasionan demanda de más circulación pero debido a la poca atención ocurre todo lo contrario, el crecimiento de los peces conlleva a más desechos, la deficiencia del skimmer al paso de los años acaba por no retirar efectivamente la materia orgánica. La fragmentación y control del tamaño de los corales es algo que se debe aplicar para el manejo saludable de un sistema marino.

Podemos observar en esta imagen la cantidad de organismos cálcicos que irrumpen el caudal de las bombas.

Cambios de agua o limpieza manual

Los beneficios de hacer cambios de agua rutinarios para la eliminación de componentes tóxicos que pueden acumularse a un grado muy perjudicial para la salud de los animales del acuario generados tanto interna como externamente, pueden también alejarse del mantenimiento que antes ejecutaba el acuarista. En el océano pequeñas concentraciones de químicos, nutrientes o incluso metales pesados no son perjudicial para todo el sistema, pero en un sistema cerrado la cosa cambia. Problemas con desbalances químicos, aumento de nutrientes y acumulación de detritus en zonas con baja circulación que no son atendidas manualmente por el aficionado. La acumulación de tóxicos, químicos y hormonas producidas pueden teñir el agua con un aspecto amarillento, produciendo muerte en muchos organismos. Los detritus que se acumulen en la arena al no ser extraídos terminan dañando o asfixiando la microfauna que pueda encontrarse en esta, además de ser una fuente de nutrientes orgánicos que ocasione explosiones de algas indeseadas.

El uso de carbón activado suma una gran ayuda para la eliminación de toxinas y evita su acumulación, no obstante la limpieza manual extrayendo detritus alojados en sustratos, rincones con baja circulación y en el mismo sumidero (sump) son prioritarios para el mantenimiento adecuado del acuario marino.

Nutrientes elevados

A consecuencia de las negligencias mencionadas, el nitrato y fosfatos pueden elevarse a niveles dañinos, que inhibirán la calcificación de los corales y altos niveles de nitrato que provoca estrés en los peces. Este factor ocurre debido a que con el paso del tiempo los nutrientes tienden a acumularse, quizás algunos piensen que realizando cambios de agua grande y utilizando resinas puedan solucionar el problema, probablemente sean ayuda, pero la raíz de este factor es el envejecimiento del sistema,

la decadencia de la potencia de los equipos, las rocas envejecen

También te puede interesar

fr9f9
fr9f9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba